Lista de Bienestar Mental para Niños

Image

RECURSOS LOCALES

United Parents: Padres mentores, grupos comunitarios de apoyo y referencias, talleres para instruir a los padres y apoyar a las familias. Llame al (805) 384-1555.

Interface Children & Family Services: Llame al (805) 485-6114 o haga clic aquí.

Aspiranet: Para familias en riesgo de desalojo o en proceso de ubicación; servicios de adopción y acogida temporal. Llame al (805) 289-0120.

Kids & Families Together: Para niños y sus familias, incluidos los parientes que los cuidan y las personas que los acogen en su hogar. Llame al (805) 643-1446.

City Impact: Servicios de psicoterapia y programas de intervención y prevención tempranas. Llame al (805) 983-3636.

Casa Pacifica: Incluye servicio residencial para niños, educación especial privada y terapia preescolar. Llame al (805) 445-7800.

"Transformational Liaison Program" (Programa de Enlace Transformacional): Ofrece ayuda dentro del sistema de salud mental mediante guía y referencias. Llame al (805) 981-3331 o al (805) 931-4227.

Cómo ayudar a su hijo a tener éxito en la escuela: Ventura County SELPA - Llame al (805) 437-1560 o haga clic aquí

Para evaluaciones y referencias: Llame al “Equipo Star” de VCBH al (866) 998-2243.

Existe un programa en el Condado de Ventura para ayudar a identificar y ofrecer ayuda temprano para la psicosis. Si usted o otra persona querida muestra posibles síntomas de psicosis (y tiene entre 16 y 25 años de edad), llame al (805) 642-7033 o haga clic en VIPS para más información. El programa VIPS es ofrecido por “Ventura County Behavioral Health” en colaboración con “Telecare Corporation”.

¿CÓMO SABER SI SU HIJO ESTÁ MENTALMENTE SANO? ¿QUÉ ES LO TÍPICO?

Cada niño es diferente. El desarrollo del lenguaje, la capacidad motora y las habilidad sociales varían de niño en niño.

No todos los problemas de comportamiento son serios. De hecho, mucho del estrés diario puede causar cambios en el comportamiento del niño. Por ejemplo, el estrés de tener a un nuevo bebé en la familia o el divorcio pueden hacer que el niño actúe como si fuera mucho más pequeño de lo que es en realidad. Antes de asumir que el niño tiene un problema de salud mental, vale la pena intentar algunos cambios para ver si se observa alguna diferencia en el niño.

SI LE PREOCUPA LA SALUD MENTAL DE SU HIJO, SIGA ESTOS PASOS SIMPLES PRIMERO:

  • ¿Ha llevado al niño recientemente a hacerse un chequeo médico? Puede que tenga un problema relativo a la salud física que necesite atención.
  • Menos TV.
  • Más tiempo para dormir.
  • Hacer ejercicios todos los días.
  • Comer alimentos más saludables.
  • Más paz y tranquilidad.
  • Conozca más consejos para los padres y formas positivas de controlar el comportamiento de los hijos.
  • Conozca los problemas que puedan existir en la escuela, o algún otro lugar, que sean la causa del estrés, como el acoso escolar.
  • La ira de los adultos afecta también a los niños sin que nos demos cuenta.


Fuente: Departamento de Salud y Recursos Humanos de los EE.UU. e Instituto Nacional de la Salud Mental

¿SIGUE PREOCUPADO?

Es fácil saber cuando el niño tiene fiebre. Un problema de salud mental en el niño es difícil de identificar, pero usted puede aprender a reconocer los síntomas. Los cambios repentinos en el comportamiento del niño alertan que puede existir un problema.

SEÑALES QUE ALERTAN QUE SU HIJO NECESITA AYUDA

NIÑOS PEQUEÑOS:

  • Cambios en el rendimiento académico.
  • Notas bajas a pesar de esforzarse bastante.
  • Preocupación o ansiedad excesiva (por ejemplo, no querer acostarse a dormir o no querer ir a la escuela).
  • Una tristeza que no termina.
  • Hiperactividad.
  • Pesadillas persistentes.
  • Desobediencia o agresividad persistentes.
  • Dañar o destruir cosas.
  • Un mal genio frecuente.

NIÑOS MÁS GRANDES O ADOLESCENTES:

  • Uso de sustancias nocivas o ilegales.
  • No poder lidiar con los problemas y actividades diarias.
  • Cambios en el hábito de dormir y/o comer.
  • Quejas excesivas de enfermedades físicas.
  • Desafiar a la autoridad, ausentismo, robo y/o vandalismo.
  • Temor intenso a subir de peso.
  • Hacer demasiado ejercicio físico.
  • Un estado de ánimo negativo prolongado, con frecuencia acompañado de falta de apetito o ideas sobre la muerte.
  • Ataques frecuentes de ira que parecen surgir sin motivo.
  • Comportamiento explosivo.

¿LOS SUCESOS ESTRESANTES PUEDEN SER LA CAUSA DE LOS SÍNTOMAS?

Sí, sucesos como la muerte de un familiar, tener a uno de los padres enfermos, el estrés de tener problemas financieros en la familia o el divorcio entre los padres pueden afectar a cada miembro de la familia, incluso al más pequeño. Es normal que el estrés incomode al niño; recuerde esto en cuanto note algún síntoma mental, emocional o de conducta en su hijo/a. Trate de darse cuenta si su hijo mejora con el tiempo. Si pasa más de un mes, hará falta ayuda profesional.

ENTRE LOS PROBLEMAS DE SALUD MENTAL EN LOS NIÑOS ESTÁN:

¿CON QUIÉN HABLAR SOBRE SUS PREOCUPACIONES?

Puede consultar sus preocupaciones con:

  • Las personas que usted respete como padres.
  • Los maestros de hijo/a y los consejeros de la escuela.
  • El pastor de su iglesia o rabino de la sinagoga.
  • El médico de su hijo.
  • Algún profesional de la salud mental.

Haga preguntas y conozca todo lo que pudiera explicar la conducta o los síntomas que le preocupan. Tenga en cuenta que cada niño es diferente. Incluso en el desarrollo normal, cuando los niños adquieren el idioma y las habilidades motoras y sociales, cada uno es diferente. Pregunte si su hijo necesita ser evaluado por un especialista experto en problemas de conducta en niños y jóvenes. Este especialista puede ser un psiquiatra, psicólogo, trabajador social, enfermera de psiquiatría o un terapeuta cognitivo-conductual. Los educadores también pueden ayudar en la evaluación de su hijo.

Si lleva a su hijo a un especialista, pregunte: “¿Tiene experiencia en tratar los problemas que usted ve en mi hijo?” No tema entrevistar a más de un especialista para encontrar el más apropiado. Continúe aprendiendo todo lo que pueda sobre el problema o diagnóstico. Mientras más sepa, usted podrá tomar mejores decisiones en beneficio suyo, de su hijo y de su familia.

 

Fuentes: Mental Health America, Departamento de Salud y Recursos Humanos de los EE.UU. e Instituto Nacional de la Salud Mental